Google+ Badge

martes, 23 de octubre de 2012




Cuenta regresiva 

El mundo se auto devora,
los hombres planifican sistemas,
construyen montañas de nuevos valores
que se convierten en precipicios,
desde donde luego se lanzan
hacia un abismo que desconocen.

El mundo está en cuanta regresiva,
es su andar camino a la fosa,
mas entre los hombres algunos brillan;
no por logro de sus propios méritos,
porque la gloria humana muere con ellos,
sino que brillan con la gloria de Dios
porque llevan en su interior al Cristo,
que ha desechado el reloj interno
que tiene un principio y un final,
para sembrar en ellos eternidad.

El mundo se divide entre justos he injustos;
los primeros aman a Dios,
los segundo aman sus propios caminos
¿Y puede un fruto permanecer vivo
Sin la planta de donde provino?
Si puede; pero su tiempo es corto,
la podredumbre le llegará pronto;
en cambio el fruto que permanece en la planta,
lleva vida en abundancia.

Diego Emilio Corzo.


lunes, 15 de octubre de 2012

Despojo y Abandono

Me ha entrado al alma una angustia que no distingo
Pareciera que viniera de mis propios miedos
Trepando como arañas a mi confianza
Anidando en olvido y polvo.

Van cubriendo de telarañas la fe 
Que ayer movía montañas.
Y es que todo lo que sueño
Todo lo que añoro se vuelve cenizas
Antes de ser concebidos.

Estoy en punto muerto
Soy como el náufrago en medio del océano
Voy caminando como espectro sin mañanas
¿A dónde fueron las promesas de victoria?
¿A dónde el gozo de la misericordia?
¿A dónde el presente que marca el buen paso?
¿Que hay detrás de todo esto
que no puedo vislumbrar?
¿Que oraciones hay que elevar?

La paciencia hoy es una sala
de quirófano de hospital
donde espero en sus pasillos cargados de incertidumbre.
El tiempo pasa y se lleva mis mejores años
Y aún sigo en el mismo sitio sin poder avanzar
Mientras mis verdugos susurran prevaricaciones
Contra mi persona,
Mientras me acusan de merecedor de mi presente
Y siento rabia de la lástima disfrazada de compasión
Siento rabia de la hipocresía que te da palmadas en el hombro
Siento rabia de los ciegos del alma
Siento rabia del descomunal silencio
Que sólo me trae despojo y abandono.

Diego Emilio Corzo.